La primera reacción de muchas personas al sentir algún dolor agudo o síntoma que quizá es la alerta de algo grave, decide esperar un rato a ver si el dolor o síntoma desaparece. Sin embargo, estos minutos pueden ser la diferencia de sufrir algún ´problema de salud mayor.

¿Cómo saber si es una emergencia? Es fácil que el pánico tome las riendas de la situación cuando se trata de un ser querido y no sepas discernir qué tan urgente debe ser el traslado. En ese caso, llama a un médico de confianza y menciona rápidamente los síntomas para que él pueda ayudarte a tomar una decisión.

Toma en cuenta lo siguiente:

  • Si se trata de un accidente con múltiples traumatismos y  presenta fracturas importantes es preferible llamar a una ambulancia. El personal paramédico cuenta con los conocimientos e implementos para trasladarla sin empeorar las posibles lesiones
  • Si la víctima perdió el conocimiento y no despierta, es recomendable un traslado por profesionales ya que se puede tratar de un coma diabético, un accidente cerebrovascular, una sobredosis o un traumatismo fuerte en la cabeza.
  • Si está solo y tú eres el que se encuentra mal, llama enseguida al familiar más cercano a tu domicilio y explícale lo que está sintiendo para que lo asistan a la brevedad posible